El sitio de Lan-Ha’ en la Sierra Gorda

En el año de 1996 localizamos el asentamiento que hoy nos ocupa, Lan-Ha'. Se encuentra en el municipio de Landa de Matamoros, en el área serranogordense, a muy corta distancia de esta población moderna. Podría pensarse que los indígenas –huastecos, chichimecas-pames- habrían despoblado este asentamiento antiguo para congregarse en torno a la nueva misión cristiana fundada entre abril y mayo de 1762. Hasta nuestros días, la tradición oral de los landenses ubica el pueblo original de Landa en la zona de La Campana, la antigua Lan-Ha'.

El nombre puede ser de origen huasteco: ha' significa "agua" y lan, "cenagoso o turbio", lo cual podría hacer referencia a una gran laguna que según la tradición oral del área se ubicaba en la cercanía del asentamiento prehispánico. Para Eduardo Loarca el término es "voz chichimeca". Nos inclinamos por considerar la etimología huasteca como la más probable, sobre todo si se toma en cuenta que es un asentamiento de muy clara filiación huasteca.

Cabe mencionar que a partir del trabajo realizado en nuestro proyecto se pudo establecer la integración de los seis conjuntos en un solo sitio, Lan-Ha' Debe decirse que el sitio debió haber sido explorado inicialmente a instancias de Manuel Gamio (1883-1960). De ahí se derivó la información, mínima, que consigna el Atlas arqueológico de la República Mexicana , sobre las ruinas de "Campana C-2. Montículos." La localización de éste y otros sitios queretanos se ubicaron, además, en un mapa general del estado.

Esta escueta información sobre el sitio, al igual que la referencia de Joaquín Meade , no menciona la integración de la zona en una sola unidad de investigación, como ahora proponemos.

En efecto, muy cercano a la cabecera municipal, el sitio arqueológico Lan-Ha' se encuentra sobre una ladera. El asentamiento se distribuye a lo largo de la misma mostrando una orientación general norte-sur. Lo corta la carretera federal Núm. 120 San Juan del Río-Xilitla. Corresponde al municipio de Landa de Matamoros y sus coordenadas geográficas son:

El sitio de Lan-Ha' se localiza en la Sierra Gorda queretana dentro de las siguientes coordenadas:

Al norte 21° 11'.45 96" Latitud Norte 99°17'.22 02" Longitud Oeste y con 1026 m.s.n.m.
Al norte 21° 12'.06 96" Latitud Norte 99°17'.11 58" Latitud Oeste con 1036 m.s.n.m.
Al sur 21° 11'.27 77" Latitud norte 99°17'.06 75" Longitud Oeste con con 1018 m.s.n.m.
Al sur 21° 11'.44 82" Latitud Norte 99° 16'.48 14"Longitud oeste con 1032 m.s.n.m.

Según la carta topográfica F-14 C-49 JACALA, escala 1:50 000 a 1060 m s.n.m. (figura 2)

Lan-Ha' está compuesto por seis conjuntos arquitectónicos que se ubican en una extensión aproximada de 11 km2. Por el número de sus construcciones, un mínimo de 250 estructuras que se han localizado hasta el momento, distribuidas en seis conjuntos de carácter cívico-ceremonial y habitacional; por la calidad de las mismas, con tres juegos de pelota entre ellos, puede considerarse que es una de las zonas arqueológicas más importantes del estado de Querétaro. Sin duda, es la más notable de la porción noreste de la Sierra Gorda. 

Figura 2. Foto satelital del área del sitio de Lan-Ha’ (ArcView Gis 3.2, 15 de diciembre de 2010)   

Breve descripción arqueológica del sitio.

Durante las temporadas de trabajo de campo 2010 a 2013 del PANQ se realizó el levantamiento topográfico y la exploración del sitio, además de la poligonal envolvente oficial por arqueólogos de la .Dirección de Registro Arqueológico del Instituto nacional de antropología e Historia. Se detectaron 250 estructuras, que agrupamos en 6 conjuntos (plano 1), cada uno con diversas características que se integran en un patrón urbanístico peculiar y complejo.

 Plano 1. Se aprecian los 6 conjuntos que conforman el asentamiento de Lan-Ha’  (Elaboró Arqlga. Ma. Teresa Muñoz E.) 

 

El CONJUNTO 1 parece ser el principal del sitio, el centro cívico ceremonial del asentamiento, asociado con grandes plataformas que parecen haber servido también como zonas habitacionales. Lo componen 94 estructuras, la más importante con casi 8 m de altura (figura 3). Registramos también tres plazas, un área terraceada y una zona elevada con las características de ser una fortaleza, para defensa y control de paso.

 

 Figura 3. Vista de la estructura principal por su lado oeste,  donde se aprecia mejor su altura.  

Llama la atención el patrón de asentamiento, que aprovecha los desniveles naturales del terreno para ir ubicando las construcciones sobre grandes plataformas con escalinatas que permitían el acceso a las edificaciones más notables. Destacan las que se asocian a la estructura principal, que vista desde su lado sur y oeste es impresionante gracias al efecto óptico logrado por sus constructores.

En la porción más baja de esta sección se ubican espacios abiertos de fácil acceso, que pudieron haber funcionado como puntos de intercambio comercial, composición similar a la que se observa en sitios como Tajín, Ver., en la gran plaza del Conjunto del Arroyo (Wilkerson, 1987: 24-25). Recordemos que la costa del Golfo de México presenta importantes influencias culturales con nuestra área de investigación.
Luego de esta zona se asciende a la gran plaza, donde destaca la estructura que mencionamos.

 

Figura 4. Plaza principal del sitio de Lan-Ha’. 

La plaza está perfectamente nivelada (figura 4), con diversas construcciones de planta circular y cuadrangular que la circundan, ubicadas simétricamente.
Destacan los edificios 21, 22, 23 y 24, con plataformas adosadas que parecen cerrar por el sur a la plaza principal y que, además de mostrar ritmo y simetría en su combinación de alturas diferenciales (figuras 5 y 6), conforman el típico patrón mesoamericano de cuatro estructuras con orientación astronómica oeste-este (Aveni, 1991: 314-317) (figura 7). Luego de esta hermosa plaza el terreno asciende con nuevas plataformas y escalinatas, para desembocar en lo que parece ser una zona de acceso más restringido, tal vez de carácter habitacional.

Figura 5. Plataforma Sur conformada por las estructuras 21, 22 y 24.  

 

Figura 6.    Estructura 23  frente a las tres edificaciones que cierran la plaza principal por el sur.  

 

Figura 7. La ubicación y orientación de los edificios 21 a24 en Lan-Ha’  es similar a la que se observa en otros sitios mesoamericanos, como Teotihuacan, Méx.  o Uaxactún, Guatemala (en la imagen) (Fuente: Anthony Aveni, Observadores del cielo en el México antiguo, México, FCE, 1991, 394 p., ilus., maps., plans., (Sección de Obras de Antropología): 315)

 En suma, la composición arquitectónica del Conjunto 1 de esta zona arqueológica recuerda sitios mesoamericanos de la costa del golfo de México como Tajín, en Veracruz, o los grandes centros mayas del período Clásico mesoamericano, como Palenque, Chis, o Comalcalco, Tab., por citar dos de ellos.

Además de las observaciones anteriores, puede decirse que al menos durante el solsticio de invierno, al amanecer el Sol ilumina directamente la estructura principal por su lado este, el que da a la gran plaza del sitio. Desde luego, las observaciones que implican elementos ligados con la arqueoastronomía deberán precisarse a través de la futura investigación en el sitio.

Mención aparte merece el juego de pelota ubicado al norte de la plaza, con orientación norte sur. Es uno de los más grandes de la región serranogordense, con 70 metros de largo en su cancha (figura 8). Ello lo convierte en el más importante de la Sierra, comparable por sus dimensiones con el juego de pelota sur de Xochicalco, Mor., o los juegos de pelota de Tula, Hgo.

 

Figura 8. El juego de pelota de Lan-Ha’  visto desde su lado norte.

Cada una de sus estructuras laterales midió aproximadamente cuatro metros de alto, con un ancho de siete metros el espacio de juego (figura 9).

Canchas similares en sus dimensiones han sido detectadas en otras unidades de investigación, como las que se encuentran en los sitios PANQ-17 "San Marcos" (tipo I, cancha abierta y sin banquetas), PANQ-78 "Los Cuisillos" (tipo III) y PANQ-94 "La Mesa/El Quirambal" (tipo III abierto, con la banqueta que termina contra la pared vertical incluyendo dos estructuras terminales en forma de U) (Muñoz y Talavera, 1996: 94-100). Además de las anteriores, hemos localizado otras canchas más a lo largo de nuestro trabajo de investigación en el área serranogordense.

 

Figura 9. La cancha del juego y su muro lateral  oeste luego de su limpieza. 

El CONJUNTO 2 lo componen 38 estructuras ubicadas de manera más abigarrada que las del Conjunto 1. A partir de su estructura principal, de casi siete metros de altura, grandes plataformas sostienen las otras estructuras, que parecen apiñarse en torno a aquélla (figura 10).

 Figura 10.  Gran plataforma de acceso, por el sur,  a la estructura principal del Conjunto 2.

La impresión general sobre esta sección es que, precisamente, las estructuras tienden a agruparse en torno a pequeñas plazas o, tal vez, patios abiertos de los que parecen irradiar las plataformas que sostienen las estructuras principales. Por lo mismo, parece ser un espacio más bien de carácter habitacional, no cívico-ceremonial como lo es sin duda el Conjunto 1. Éste se relaciona muy claramente con el 3 a través de una gran plaza o patio abierto entre ellos, con orientación norte sur, como ya quedó dicho.

En esta subunidad fue posible detectar muros y pisos de construcción, ello debido al saqueo y destrucción intencional que sufre actualmente el sitio, como comentaremos luego. También aquí se aprovechó el desnivel del terreno para ubicar las construcciones en torno a aparentes plazas y patios.
Por su parte el CONJUNTO 3 forma una clara unidad con el anterior, pero lo estudiamos separadamente considerando su importancia. En efecto, se ubica a unos 250 m al norte del Conjunto 1 y lo componen 11 estructuras con plataformas adosadas, organizadas armoniosamente en torno a pequeñas plazas (figura 11)

 Figura 11. La “Plaza astronómica”, Conjunto 3  de Lan-Ha’: vista general. 

Destaca la existencia de un patio hundido, forma constructiva aparentemente procedente de regiones del Bajío mesoamericano y que se fecha alrededor del 300 al 600 d.n.e., lo cual es otra muestra de la clara influencia y contacto de la Sierra Gorda con otras regiones de Mesoamérica, aún las más distantes. Su acceso restringido es por el sur y comunica con un patio abierto que luego se extiende hacia el norte en dirección del Conjunto 2, en donde se encuentra la estructura principal de este último (figura 12).

Figura 12. El Patio hundido en el Conjunto 3 de Lan-Ha’ 

En general estas estructuras parecen mostrar una orientación solar, por lo que bien puede considerarse a esta sección la "Plaza Astronómica" del sitio. Su ubicación central en la ladera sobre la que se extiende el asentamiento parece ser muy significativa. Es realmente una sección de gran belleza dentro de la zona arqueológica.
En cuanto al CONJUNTO 4, compuesto por 52 estructuras y una plaza, .muestra un patrón de asentamiento característico de Lan-Ha' y que puede ser similar al de otras áreas de Mesoamérica. Nos referimos a una organización con base en barrios aparentemente con características culturales especificas pero que a la vez se integran en una unidad mayor que sería la propia Lan-Ha'. Es decir, cada barrio parece presentar un espacio cívico-ceremonial rodeado de áreas habitacionales y de trabajo comunitario, con altares naturales acondicionados culturalmente para las divinidades locales. Pero el conglomerado de barrios giraría en torno al espacio cívico-ceremonial mayor que en este caso sería el Conjunto 1 (figura 13).

 Figura 13  Alineamiento de piedra dela Plataforma9 en donde se asientala Estructura1 o principal de este Conjunto 4

Finalmente, el CONJUNTO 5 aparece integrado por 30 estructuras y una plaza. Puede ser también habitacional pero con espacios ceremoniales propios, lo que igualmente hace pensar en la característica organización del calpulli mesoamericano, o sea, unidades de producción económica, de organización social, de control político y de culto a divinidades propias. Además, esta sección parece mostrar espacios de control de paso, tal vez una fortaleza, en la cúspide de uno de los cerros que la rodean.

Otra peculiaridad que presenta este conjunto es el uso de muros de contención de piedra o retranques hecho "a hueso" y que delimitan los diversos espacios constructivos del mismo. Además, presenta una clara orientación astronómica, hacia los puntos cardinales, una de las más precisas de las que hemos detectados hasta el momento en la zona. Recuerda a sitios huastecos como Tamtok, S.L.P.

Todos estos elementos se han conservado mejor ya que este Conjunto no muestra destrucción intencional importante, lo que hace pensar en la riqueza arqueológica de Lan-Ha´, desafortunadamente perdida en las áreas que sí muestran tal destrucción intencional (figuras 14-15).

 

Figura 14. Estructura 1.  La principal del Conjunto 5, de planta circular, probablemente con dos cuerpos.

Figura 15.   Se localizó enla Estructura1 o principal de este Conjunto 5 un altar o nicho en forma circular hecho con piedras bien trabajadas.

Los edificios del CONJUNTO 6, diferente en ciertos aspectos a los demás conjuntos del sitio, se ubican sobre una gran plataforma que corre noroeste-sureste. Debajo de ella se ubican tres plataformas de nivelación de dimensiones regulares, que contribuyen a darle al espacio una apariencia de monumentalidad. Está muy bien definido. Como en el Conjunto 5, localizándose en menor cantidad pero bien marcados, se ven alineamientos de piedra llamados retranques por nosotros y que parecen servir para delimitar o controlar el acceso hacia los espacios importantes. (Plano 2).

Se observa una circulación restringida gracias a los accesos controlados. No deben perderse de vista tampoco los muros de contención que contribuyen a dar una apariencia de grandeza al conjunto. Desde este punto de vista, recuerda el sitio arqueológico PANQ-143 Los Bailes. Pudieron haber servido también como defensa, amén del control visual para garantizar la protección del asentamiento.

Este conjunto parece mostrar también un espacio habitacional y de producción agrícola. Destaca el trabajo de terraceo que se observa en las laderas del cerro donde se ubica. y se orienta de manera general noroeste-sureste (figuras 16-18).

Finalmente se localizaron posibles estructuras que permiten suponer el abasto regular de algunas materias orgánicas o inorgánicas para la subsistencia de sus habitantes. Ello podría hablar de alguna forma de tributación o de un posible trueque, a nivel interno o con otras regiones de Mesoamérica.

 

Figura  16 Andador que funcionó como pasillo para comunicación entre las estructuras de este Conjunto

Figura 17. Muro de retención todavía visible que sirvió para impedir el paso o la circulación hacia las estructuras principales del Conjunto.

Figura 18. Muro de retención donde se asientala Plataformade Nivelación 1. 


Habitantes del sitio en la época prehispánica. Materiales arqueológicos

En cuanto a la periodización y filiación étnica de sus habitantes, el sitio presenta diversos rasgos que permiten caracterizarlo como un probable asentamiento huasteco. La aparición de plataformas habitacionales de planta circular, los edificios con esquinas redondeadas, el patrón de asentamiento que se aprecia, todo ello apunta a considerar que esta importante zona arqueológica es huasteca.

Por otro lado, los materiales arqueológicos encontrados en superficie, fundamentalmente los cerámicos, corresponden a los tipos serranogordenses Arroyo Seco negro pulido, que va del 150 a 1100 d.C.; al tipo Conca estriado, que corresponde del 250 al 1000 d.C. (figura 19); y al tipo Conca pastillaje, que puede ubicarse cronológicamente del 200 al 1000 d.C. (Muñoz, 2007) También destacan los materiales de obsidiana y pedernal, así como los instrumentos de molienda llamados huilanches en el área, ápodos y con soporte, y las manos de metate, llamadas metlapil, hechas de basalto.

Figura 19. Materiales cerámicos dela SierraGordaqueretana. 


 

[20]  Fray Junípero Serra y sus misiones barrocas del Siglos XVIII, Sierra Gorda,  3a. ed., s.l., s.e.1984:  24. 

[21]  Atlas arqueológico de la República Mexicana, México,  Instituto Panamericano de Geografía e Historia, México, SEP, (Publicación Núm. 41), 229 p.: 199-202. 

[22] "La Huastecaqueretana" en Memorias de la Academia Mexicana de la  Historia,  México,   VI, 1951: 384.