Descripción

Introducción: La Sierra Gorda de Querétaro, México

La Sierra Gorda presenta panoramas de notable suntuosidad y magnificencia y, por inverosímil que parezca, es virgen aún en muchos de sus aspectos. Por su fragosidad, presente en sus depresiones, montañas y peñascos, su variada vegetación en sus hechizantes parajes donde a veces la tierra parece terminar y unirse con el cielo, desde hace mucho tiempo constituyó una verdadera "región de refugio", natural y culturalmente hablando, para los indígenas que vivieron y emigraron a ella en tiempos antiguos y aún para los que continúan en ese territorio (figura 1).

Los contrastes de su paisaje constituyen un sueño mágico, al cual se accede con facilidad, aunque no exenta de peligros, por esa sinuosa y ensortijada carretera que conduce a una ilusión panorámica muy especial de diferentes ecosistemas inmersos en un cúmulo de interrogantes y enigmas que guarda esta gran región también llamada Cerro Gordo.

figura1

Figura 1. Frontera y límite naturales así como abastecedora de materiales inorgánicos: la Sierra Gorda queretana.

El "Proyecto Arqueológico del norte de Querétaro, México"

Durante las investigaciones del proyecto Arqueológico del Norte del Estado de Querétaro (mapa 1), desde el año de 1990 a la fecha, se han localizado 161 asentamientos que se han registrado en el marco del proyecto arriba citado (mapa 2), y los recorridos y reconocimiento de superficie han permitido realizar nuevos estudios sobre el patrón de asentamiento y en relación con los materiales arqueológicos de esta región, sobre todo cerámicos, los cuales permitieron establecer una cronología de la que hasta entonces se carecía para esta área del norte de Mesoamérica. Pero también, considerando otros aspectos de la cultura de los grupos que habitaron la Sierra Gorda, destaca la forma en que se interrelacionaron las poblaciones nómadas con las poblaciones sedentarias, aspecto cuyo esclarecimiento constituye uno de los objetivos fundamentales del trabajo de investigación que realizamos.

mapa1

Mapa 1 Localización de la Sierra Gorda queretana.

Población de la Sierra Gorda.

De hecho, puede decirse que la población prehispánica del Querétaro septentrional, presenta ciertos rasgos característicos como el de haberse conformado a partir de migraciones de diversos grupos étnicos durante diferentes épocas y con distintos estadios de desarrollo cultural, desde grupos nómadas hasta otros de cultura avanzada. Considerando las evidencias arqueológicas de que disponemos hasta el momento para nuestra región de estudio, habría que pensar entonces en dos grupos con culturas y modos diferentes de vida como posibles candidatas para haber participado en el proceso de desarrollo cultural de la región de estudio: uno, de características sedentarias, grupos que se dedicaron, ante todo a la agricultura, con una cultura avanzada, de lo que habla la existencia de montículos, zonas habitacionales y una cerámica desarrollada, amén de otros elementos culturales, como la arquitectura. Por otra parte, encontramos a un segundo grupo de pobladores, seguramente cazadores recolectores.

Ya en la época colonial, la región bien pudo haber servido como zona de refugio para indígenas que huían de la conquista europea. En efecto, creemos que por presentar un ambiente hostil compuesto por macizos montañosos de difícil acceso, además de un clima extremoso, así como por ubicarse en los límites de la frontera septentrional de Mesoamérica, estas áreas pudieron ser "regiones de refugio", porque su situación marginal y su aislamiento las defienden de la agresión de otros grupos, lo cual pudo ser un hecho común en el área. Menciona Aguirre Beltrán:

"Las regiones de refugio, brindan resguardo al grupo propio y a sus integrantes: nunca al extraño. La defensa activa de la condición de refugio es circunstancia sine qua de su existencia y ella la encomienda al mecanismo de la territorialidad".

La Arqueología de la Sierra Gorda y su importancia.

De ahí la importancia de analizar los testimonios de la vida material de los pueblos que habitaron esta área en épocas antiguas, que como sabemos, fue de una gran riqueza si consideramos que incluso nuestra región de estudio estuvo relacionada con otras zonas fuera de Mesoamérica, como sería el actual territorio de los Estados Unidos de Norteamérica. En efecto, con el estudio de la industria lítica, concretamente en este caso de algunas puntas de proyectil recuperadas durante las temporadas de trabajo de campo de nuestro Proyecto, puede decirse que estas puntas (figura 2) se correlacionan con otras elaboradas en el área cultural de las Planicies norteamericanas, concretamente de la actual región de Texas. Este estudio comparativo permitió observar los contactos culturales entre el norte de México y el sur de los EE.UU. en la época del Clásico (300-900 d.C.) y Postclásico (900-1521) mesoamericanos. Por otro lado, con base en los análisis de materiales cerámicos podemos considerar que las culturas del sureste de Estados Unidos (específicamente de grupos de cultura Adena y Caddo), fueron los portadores de diversos elementos que llegaron, en este caso específico, a la Sierra Gorda a través de rutas desde Tamaulipas y la Costa del Golfo, por los materiales obtenidos durante el recorrido de superficie y pozos de sondeo.Empero, la Sierra fue un enclave en donde la presencia de la cultura HUASTECA es constante, considerándose la zona como un enclave huasteco, confirmándose así la opinión de Joaquín Meade. ("La Huasteca queretana" en Memorias de la Academia Mexicana de la Historia, México, VI, 1951: 379-506).

El sitio de Lan-Ha' en la Sierra Gorda

En el año de 1996 localizamos el asentamiento que hoy nos ocupa, Lan-ha'. Se encuentra en el municipio de Landa de Matamoros, en el área serranogordense, a muy corta distancia de esta población moderna. Podría pensarse que los indígenas –huastecos, chichimecas-pames- habrían despoblado este asentamiento antiguo para congregarse en torno a la nueva misión cristiana fundada entre abril y mayo de 1762. Hasta nuestros días, la tradición oral de los landenses ubica el pueblo original de Landa en la zona de La Campana, la antigua Lan-ha'.

El nombre puede ser de origen huasteco: ha' significa "agua" y lan, "cenagoso o turbio", lo cual podría hacer referencia a una gran laguna que según la tradición oral del área se ubicaba en la cercanía del asentamiento prehispánico. Para Eduardo Loarca (Fray Junípero Serra y sus misiones barrocas del Siglos XVIII, Sierra Gorda, 3a. ed., s.l., s.e.1984: 24) el término es "voz chichimeca". Nos inclinamos por considerar la etimología huasteca como la más probable, sobre todo si se toma en cuenta que es un asentamiento de muy clara filiación huasteca.

Parece ser Joaquín Meade,(en su artículo de 1951, p. 384) quien lo menciona por vez primera, al señalar que "el Cerro de la Campana, cuenta con un núcleo de cierto interés, está situado al Sur de Lagunillas y al Nordeste de Landa".

En efecto, muy cercano a la cabecera municipal, el sitio arqueológico Lan-ha' se encuentra sobre una ladera. El asentamiento se distribuye a lo largo de la misma mostrando una orientación general norte-sur. Lo corta la carretera federal Núm. 120 San Juan del Río-Xilitla. Corresponde al municipio de Landa de Matamoros y sus coordenadas geográficas son 21°11'02" de latitud norte y 99°17'10" longitud oeste, F-14 C-49 JACALA, escala 1:50 000 a 1060 m s.n.m.

Por el número de sus construcciones, un mínimo de 225 estructuras que se han localizado hasta el momento, distribuidas en seis conjuntos de carácter cívico-ceremonial y habitacional; por la calidad de las mismas, con tres juegos de pelota entre ellos, puede considerarse que es una de las zonas arqueológicas más importantes del estado de Querétaro. Sin duda, es la más notable de la porción noreste de la Sierra Gorda.