La Sierra Gorda de Querétaro, México

La Sierra Gorda presenta panoramas de notable suntuosidad y magnificencia y, por inverosímil que parezca, es virgen aún en muchos de sus aspectos. Por su fragosidad, presente en sus depresiones, montañas y peñascos, su variada vegetación en sus hechizantes parajes donde a veces la tierra parece terminar y unirse con el cielo, desde hace mucho tiempo constituyó una verdadera "región de refugio", natural y culturalmente hablando, para los indígenas que vivieron y emigraron a ella en tiempos antiguos y aún para los que continúan en ese territorio.

Los contrastes de su paisaje constituyen un sueño mágico, al cual se accede con facilidad, aunque no exenta de peligros, por esa sinuosa y ensortijada carretera que conduce a una ilusión panorámica muy especial de diferentes ecosistemas inmersos en un cúmulo de interrogantes y enigmas que guarda esta gran región también llamada Cerro Gordo.